Inicio Amor ¿Eres sexualmente incompatible con tu pareja?

¿Eres sexualmente incompatible con tu pareja?

142
Compartir

La vida sexual de una pareja no siempre es rojo pasión. Todos pasan por las etapas grises de la rutina, aburrimiento o frustración. Es posible superar las diferencias de una incompatibilidad sexual con motivación, paciencia, respeto mutuo, confianza en sí mismo y la actitud positiva. Al fin de cuentas, la frase «Me gusta como tú me amas» no siempre se refiere únicamente a lo que sucede entre las sábanas.

Sin embargo, una incompatibilidad sexual no significa que la relación deba terminar. La comunicación es importante parallegar a la posición de ganar donde ambos puedan ceder en algo sin que esto signifique un gran sacrificio.

Es importante mejorar la calidad de la relación de pareja antes de intentar mejorar la calidad de las relaciones sexuales, ya que en muchos casos el fracaso en lo último se debe al primero.

Situaciones de incompatibilidad con la pareja.

No tienen el mismo nivel de libidos.

Las diferencias de deseo dan muchos problemas a las parejas, y es una de las principales causas y más comunes por las que deciden pedir una ayuda profesional. Una pareja que solo se basa en el sexo no llegará muy lejos. Pero tampoco aquellas personas que renunciaron a sus deseos eróticos, y más aún cuando uno de ellos sigue con la llama encendida.

La incompatibilidad sexual existe y hay parejas que se quieren mucho, pero son incapaces de darse ese placer que desean. Esta señal es clave, ya que en muchas ocasiones el deseo de estar en la intimidad es variable en hombres y mujeres dependiendo de su estado de ánimo.

No hay más remedio que comunicarse, contar cuáles son los deseos de uno y otro y llegar a acuerdos. Así y todo, no tiene buen pronóstico una relación en la que uno de los dos tiene una libido muy alta y otro muy baja. Con el tiempo el que menos deseo siente aún sentirá menos…

Si presionamos demasiado a nuestra pareja para tener relaciones, produciremos el efecto contrario al deseado: cuanto más insistamos, más se sentirá obligada y lo rechazará o, peor aún, lo hará por obligación.

La relación que se basa en la atracción, solo a una parte de la persona en este caso la sexual y no a la persona completa, está condenada a la extinción.

¿Tenemos la misma idea respecto a monogamia e infidelidades?

“Hasta que la muerte nos separe” ¿será? Cada vez quedan menos defensores de la monogamia pura. La fidelidad empieza a ser un concepto cada vez más flexible y antinatural.

Para muchos, el modelo de pareja actual es una imposición cultural más que nada, y las uniones libres están a la moda. Aquí todo está permitido y mucho más democrático que los regímenes actuales, siempre y cuando que los integrantes estén de acuerdo.

Cada pareja es un universo en sí misma, con sus propias reglas y libertades. Quizá uno de los miembros crea que el sexo casual, sin enamoramiento, no es infidelidad, puesto que a quien ama realmente es a su pareja. Pero puede que el otro no lo crea así, y esto es la causa de muchas rupturas. Es importante que ambos miembros piensen de manera similar, o no hay futuro en esa historia.

¿Tenemos gustos sexuales similares?

Si los gustos son muy dispares o irreconciliables puede ser un problema, pero antes hay que intentar ser flexibles y abiertos y enseñar a la pareja a tu propio ritmo. Existen personas incapaces de transmitir al otro lo que le gusta, sus fantasías, lo deseable de una relación, de sentir y hacer sentir al otro.

Todo depende de la educación en materia sexual que ambos tengan. Si alguno de los dos tiene prejuicios, es probable que sus gustos difieran mucho, y puedan sentirse limitados durante los momentos de pasión. Quizá a uno le guste el sexo rudo y pasional y el otro prefiere la ternura y suavidad durante el acto. Esto también podría provocar una falta de sintonía o acuerdo extremo ya que no podrán ir al mismo ritmo e incluso se sentirán incomodos a la hora del sexo.

Ayuda profesional.

Diversas parejas acuden a consultas terapéuticas: pueden ser las que no se aman o no se sienten amadas y tienen satisfacción sexual; parejas que no se sienten amadas, se sienten incómodas, y el sexo sea una pantalla de su insatisfacción; existen parejas que se aman y tienen poca satisfacción sexual; hay personas que no se sienten amadas porque él o ella tiene disfunciones sexuales.

Una de las cosas que se trabaja en terapia, es dejar de culparal otro, descalificarlo o pensar de manera negativa. Otra opción es estimular las conductas constructivas y las caricias físicas, verbales, incondicionales. Para tener buenos resultados se requiere de una comunicación fluida en temas relacionados con la sexualidad. A su vez se negociarán las demandas necesarias para una sexualidad satisfactoria por parte de cada miembro de la pareja. En casos de falta de deseo sexual se aplican ejercicios de erotización: unas sesiones de masaje con el objetivo de relajarse cuando uno recibe las caricias del otro, o una ducha juntos cuando uno baña al otro para acercarse físicamente y compartir intimidad.

La pareja puede tener mucha química en sus encuentros sexuales, pero la incompatibilidad puede presentarse cuando se conocen más allá del sexo. Si la relación se construye solo sobre estas bases, entonces no habrá vínculo y por lo tanto la relación tendrá pronta caducidad.

Ramón Psicólogo

Enamorando. Me

@enamorandomeFP