Inicio Amor Hay 4 posiciones que los hombres preferirían evitar, pero nunca lo dicen....

Hay 4 posiciones que los hombres preferirían evitar, pero nunca lo dicen. ¿Cuáles son?

863
Compartir

Todas las personas a la hora de beneficiarnos de una actividad sexual tenemos nuestros propios gustos, los cuales no son estáticos, sino que van cambiando a lo largo de la vida mientras vamos madurando en esta área. En el caso de los hombres, mediante una investigación se detectó una tendencia en cuanto a su conducta sexual.

De acuerdo a un estudio realizado por el coach sentimental experto, Chris Armstrong, el cual afirmó a Bustle que los hombres tienen ciertas posiciones que odian, pero que no se atreven a decirlo abiertamente. Es por eso que decidimos revelar cuáles son estas posiciones.

Si es que estás en pareja y crees que para tu hombre todas las posiciones son iguales o que no tiene ninguna que le guste más que otra, entonces te invitamos a que conozcas las posiciones que los hombres dijeron odiar y que de acuerdo a ello, identifiques si es que alguna de las siguientes posiciones podrían ser menos favoritas para tu pareja en particular.

La amazona

En esta posición la mujer está encima del hombre sentada con una pierna a cada lado. El movimiento que se realiza es parecido a una “cabalgata”. La mujer puede sentarse de frente al hombre o de espalda. Esta postura tiene la característica de que facilita la penetración, por lo que suele ser bastante cómoda para las mujeres, ya que además les da el control acerca de la profundidad, ritmo e intensidad de la relación sexual.

Los hombres afirmaron que no les gusta esta posición ya que es la mujer la que está controlando su orgasmo, el movimiento de la relación sexual y el ritmo que tiene la penetración. Y lo más probable es que ese control sea para satisfacer sus propias necesidades y maximizar su placer. Lo cual puede ser un poco incómodo para los hombres a los cuales los imprevistos los distraen o no les gustan, ya que les obligan a improvisar durante la relación sexual.

La cucharita

Esta posición se realiza estando ambos miembros de la pareja de costado. El hombre tiene que estar detrás de la mujer, la cual tiene que ponerse en posición fetal. Es ideal que el hombre la rodee con los brazos, simulando un abrazo.

La profundidad de la penetración depende de la anatomía de la pareja, ya que tiene depende directamente del ángulo que se forma entre el glúteo y la rodilla de la mujer. Es por eso que esta es una posición que puede ser muy cómoda o incómoda, de acuerdo a la anatomía que puedan tener ambos miembros de la pareja.

En general, los hombres pueden odiar esta posición ya que no les da suficiente control y además, algunos encuentran que es un poco incómoda.

El perrito tumbado

Esta posición requiere de un poco de más esfuerzo de parte de ambos miembros de la pareja, en comparación a las posiciones anteriores. La mujer tiene que estar arrodilladas y de espaldas al hombre. Es ideal que pueda apoyar los hombros en la cama. Mientras que el hombre se tiene que encargar de penetrarla por atrás.

Al estar la mujer de espalda, es una posición que no fomenta la comunicación en la pareja, es por eso que es mejor realizarla cuando la pareja no tiene una necesidad fuerte de intimidad o de cercanía física.

Desde la perspectiva de los hombres, esta posición puede ser vista como un cruce entre el misionero clásico y el perrito. Y a pesar de que tienen cierto control de la relación sexual, tienen que estar doblados y permanecer así un tiempo, lo cual puede llegar a incomodarles o cansarles. Es por eso que no es una de las favoritas de ellos.

El misionero

Durante esta posición el hombre se encarga de penetrar de manera correcta a la mujer, mientras que ella tiene las piernas abiertas. Todo se puede hacer de manera consciente y además, es una posición que favorece la comunicación, ya que las miradas y las caras se encuentran a poca distancia, lo cual beneficia a las personas que requieren una cierta cercanía para lograr relajarse y disfrutar del placer de la relación sexual.

Esta posición a varios de los hombres no les gusta debido a que encuentran que es una posición aburrida, frecuente, típica, etc. Realmente no requiere mucha destreza y es una de las posiciones más comunes. Entonces el razonamiento que puede tener el hombres es que habiendo tantas posiciones sexuales, uno elige la más aburrida.

Aunque siempre es importante el tener en cuenta las posiciones que le gustan a nuestra pareja, si es que éstas no coinciden con nuestros gustos como mujeres, lo mejor es intentar ir cambiando de posición, para que eventualmente pueda existir un equilibrio en los diferentes gustos de la relación sexual.

También nos puede pasar que dependiendo de la anatomía de nuestra pareja, prefiramos una posición u otra, debido a que nos acomoda más físicamente, es decir, podemos relajarnos en la posición sin tener que hacer tanto esfuerzo a causa deque nuestro cuerpo con el de nuestra pareja parecen entrar en una sintonía perfecta.

Ramón Psicólogo

Enamorando. Me

@enamorandomeFP