Inicio Amor Posición CAT: La Técnica de Alineación Coital que provoca orgasmos más intensos.

Posición CAT: La Técnica de Alineación Coital que provoca orgasmos más intensos.

193
Compartir

Si tienes una pareja estable, es probable que ya tengan una posición sexual favorita y toda una rutina establecida en los encuentros íntimos.

Esto encierra un gran peligro: que la experiencia sexual pase a ser monótona, hasta finalmente transformarse en algo “aburrido”, una cuestión de mero trámite.

¿Esto es algo inevitable? ¿ O es posible revertir la situación?

Un (indeseable) tercero en la cama

Muchas parejas pasan por algo preocupante: la llama de la pasión se apaga lentamente y la relación entra en un letargo, pasando a una especie de comodidad y predictibilidad total.

Puede ser el cansancio originado en una agitada agenda laboral, el estrés causado por los problemas, complicaciones económicas o la rutina de la vida diaria: lo importante es aprender a enfrentar el aburrimiento sexual y disfrutar al máximo la intimidad.

Independientemente de lo mucho que se aman, la pasión llega a un punto críticamente bajo. El sexo no desaparece del todo, pero disminuye y el aburrimiento se mete en la cama, pasando a ser una especie de tercero indeseable.

Para luchar contra ello, se pueden implementar diferentes estrategias.

Lo primero es darle a la intimidad un espacio y un tiempo: citas en medio de la semana, cenas o encuentros sexuales a media tarde en un motel: lo importante es generar las oportunidades para el encuentro íntimo.

La idea es evitar las conductas establecidas y apelar a la sorpresa, a lo inesperado. Disfraces, masajes, juguetes sexuales, son opciones que también están disponibles.

Los caminos

Ante la pérdida del deseo provocada por la monotonía y el aburrimiento, en muchas parejas se toma una actitud equivocada: en lugar de hablar del tema, se lo elude. Temen que si le dicen eso a la otra persona, esta pensará que también se ha terminado el amor.

Sin embargo, el deseo sexual se alimenta del erotismo y no del amor, son como dos carreteras que corren paralelamente. Si bien pueden tener caminos internos que permitan ir de una a otra, es necesario alimentar ambas vías para que resulten fortalecidas. Muchas veces, solo es necesario avivar el fuego y plantear algunos cambios, para que el vínculo salga favorecido.

El erotismo se alimenta de muchos factores. La novedad y la variedad son dos de ellos y con frecuencia, se pierden en el devenir de la relación. Es necesario un esfuerzo consciente y bien dirigido para que no se diluyan con el paso del tiempo. En general, entender esto no le es fácil a la mayoría de las personas: se entiende que el placer es algo que debe venir, no que sea necesario salir a buscarlo, pero en realidad todos podemos prepararnos y aprender para lograr un mayor placer en nuestros encuentros íntimos.

Estimulantes

Es frecuente que las parejas de mucho tiempo hayan vuelto rutina la forma de los encuentros íntimos, acostumbrándose a una manera de acercarse, acariciarse, besarse, etc.

Uno de los aspectos que suele volverse repetitivo es el de las posturas sexuales. Dependiendo de los gustos, la historia personal y la historia en común y hasta aspectos como la educación recibida y los prejuicios, suele transformarse en algo mecánico y no muy excitante por sí.

En realidad, esto es un gran error. La postura sexual puede significar un gran estímulo.¿ Escuchaste alguna vez la expresión “en la variedad está la diversión”? En este caso, significa que modificar la experiencia íntima, probando posiciones diferentes, pondrá “picante” en el sexo y permitirá reforzar el vínculo.

Esto es así por varios puntos, pero hay dos principales: en primer lugar, permite la estimulación visual, cambiando la perspectiva entre los amantes, permitiendo jugar también con diversas fantasías implícitas.

Además, hay algo físico: al cambiar la postura, se favorece la estimulación de ciertas zonas, favoreciendo el placer de lugares que, quizás, hasta el momento habían estado “dormidos”.


Prueba esta excitante postura


Las posturas sexuales son casi infinitas y cada una de ellas brinda un acceso diferente al placer.

Entre ellas se destaca la Técnica de Alineación Coital (o CAT), que algunos consideran la posición perfecta, pues tiene los elementos necesarios para propiciar los orgasmos más placenteros.

El punto de partida es la postura del misionero, o sea, tú boca arriba, completamente estirada con las piernas abiertas. Tu pareja debe situarse encima para penetrarte.

Luego de los preliminares, en lugar de abrir las piernas, debes cerrarlas ligeramente. Esto facilita una mayor presión en la penetración y sentirás el contacto con todas las terminaciones nerviosas que se encuentran en el exterior de la vagina. Para que este roce y presión sean más intensos, eleva tu pelvis, apoyándote en tus piernas o colocando una almohada debajo. También puede ayudarte tu pareja.

En este momento, es hora de generar una conexión pélvica entre ambos. Además de la penetración más placentera, experimentada al estar la entrada de la vagina más cerrada, debe aprovecharse el contacto total de la pelvis de ambos, rozando pubis contra pubis. De esta manera, se favorece la estimulación del clítoris, controlando al máximo el movimiento para que sea constante y permitiendo que el pene alcance el punto G.

Adicionalmente, esta postura le permite al hombre jugar con tus pechos, favorece el contacto visual y permite los besos más prolongados.

Para que el disfrute sea máximo, es importante dedicar el tiempo suficiente a los juegos previos, propiciando uina correcta lubricación.

Ramón Psicólogo

Enamorando. Me

@enamorandomeFP