Inicio Amor ¿Existe de verdad el Punto G en las mujeres?

¿Existe de verdad el Punto G en las mujeres?

155
Compartir

Cada cierto tiempo llega una persona que me pregunta en consulta si es verdad que existe el famoso Punto G. Tanto hombres como mujeres, lo intentan localizar pero no hay manera de conseguirlo, según me comentan. Han oído hablar de él y saben que se pueden conseguir orgasmos excepcionales con la estimulación enérgica de ese punto, pero nada.

¿Seré normal?, dicen ellas al no localizarlo. Y ellos, por su parte, se frustran pensando, ¿seré torpe? Pero a veces no es tan sencillo. Hay que saber qué hacer, dónde y practicar.

Al desconocer si es mito o realidad, no solo resulta más apetecible, sino que nos genera exigencias. Más aún si conocemos a alguien que asegura disfrutarlo sin dificultad. Pero que nadie sufra por el Punto G, pues encontrarlo no nos hace más listos, ni más mujer, ni más hombre.

Hoy en día existen estudios que confirman su existencia. Gracias a ultrasonidos, ecografías o incluso disecciones de la anatomía vaginal, podemos afirmar que no es un mito su presencia. Sin embargo, cada mujer es diferente, existen diferencias anatómicas y esto puede facilitar o complicar la realización de esta práctica.

CÓMO LOCALIZARLO

El famoso Punto G, fue descubierto por el ginecólogo Ernst Gräfenberg en los años 40 por casualidad y bautizado en su honor en 1981.

Lo podemos localizar en el interior de la vagina, a unos 3 o 5 centímetros de su entrada, presionando hacia el hueso púbico.

Pero no es un punto como tal, sino una zona de textura rugosa se suele engrosar cuando la mujer se excita, de manera que facilita su localización y estimulación. De esta manera, no solo se estimulan las raíces del clítoris, de hasta 12 centímetros de longitud, que abrazan la entrada de la vagina, sino también la que se ha denominado en ocasiones como ‘próstata femenina’, zona donde se encuentran las glándulas que rodean la uretra o de skene.

Sería recomendable activarse de manera erótica, jugando, acariciando o besando, además de estimular el clítoris y no ir directos a la estimulación del Punto G. Como siempre comento, el cerebro es el órgano sexual más importante y activa el deseo, para poder excitarnos y desencadenar el orgasmo. Generar fantasías y una activación corporal placentera, nos facilitará la tarea, sin duda.

CÓMO ACTIVARLO

La posición corporal más adecuada sería tumbada desnuda, boca arriba y con las piernas abiertas. Si te estimulada otra persona puede resultar mucho más sencillo.

Si lo intentas con la mano tendrás que hacer el ‘Spiderman’. Con la palma hacia arriba y los dedos extendidos, salvo el corazón y el anular, que se plegarían y estirarían como diciendo «ven». Estos dos dedos se introducirían en la vagina, moviéndose y presionando hacia el ombligo, de manera rítmica y enérgica, en dirección al hueso púbico. El talón de la mano podría estimular la vulva y el clítoris de manera simultánea.

Puede que sientas ganas de orinar o incluso sensación de molestia o ‘dolor’ pero es normal. Si no duele mucho y es soportable, continúa hasta que parezca inminente.

Continua hasta el final o bien, cuando ya no puedas más y sientas que llega el orgasmo, saca los dedos con rapidez y empuja como queriendo parir. Se podrá estimular el clítoris de manera externa o el resto de la vulva, si se desea, hasta que se libere el orgasmo.

No te asustes si liberas fluidos o crees que te orinas, pues no es así. Lo más probable es que sea una eyaculación femenina que, si es muy potente podría salir a modo de squirt o chorro.

También se puede conseguir con el pene, tanto por su curvatura como por su posicionamiento, con posturas que faciliten la estimulación de esa área.

Además, existen juguetes eróticos destinados para este propósito que te facilitarán la tarea de manera sorprendente.

ESTIMULADORES

En el mercado existen numerosos juguetes sexuales diseñados para la estimulación del Punto G.

En ocasiones nos sorprenden sus formas, colores o tamaños, y algunos parecen bastante aparatosos, sobre todo los primeros que salieron al mercado. Quizá sea por la curvatura pronunciada que ofrecen algunos, siendo esta necesaria para acceder a la zona.

Sin embargo, gracias a la investigación e ingeniería erótica moderna, existen maravillosas creaciones que, no solo son efectivas, sino apetecibles al tacto, la vista, ergonómicas y sencillas de usar, incluso con una misma. Algunos hacen todo el trabajo solos y otros, hasta se manejan desde el móvil propio o ajeno.

Aunque podría nombrar muchos más, por supuesto, he seleccionado algunos que, por diversas razones, considero que os podrían interesar para conseguir el objetivo G.

  1. Si te asustan los grandes tamaños y te estás iniciando en el mundo de la juguetería erótica, puedes comenzar con el estimulador dual, Clítoris + Punto G, GIO de Libid toys. La curvatura interior no es muy pronunciada pero sí fina y acabada en punta, lo que ofrece una vibración directa. La estimulación del clítoris es bastante potente, aunque tiene niveles de ajuste, como el resto de estimuladores de esta la lista. Es el único que funciona con pilas, lo cual te puede no gustar o resultar bastante cómodo si no dispones de USB o enchufe para cargarlo. Ideal si vas de camping, por ejemplo. Además es económico.
  2. Si deseas algo más elaborado en diseño y estimulación, pero sigues deseando algo discreto, te gustará Miss Bi – Black line de Fun Factory. Líneas sensuales y doble estimulación deliciosa, con dos motores independientes. De mayor grosor que el anterior pero longitud moderada, en un seductor negro azabache. Perfecto para meterlo en tu maleta estas vacaciones y no preocuparte por si se activa ya que dispone de bloqueo de teclado.
  3. Y si lo que deseas es potencia, ten a mano a GIGI 2 de Lelo, chiquito pero matón, diría yo. No asusta su diseño sencillo y elegante. De hecho parece más un limpiador facial, por su punta aplanada apto como masajeador externo, que un juguete erótico. Es ideal si tienes hijos, ya que nunca imaginarán para qué lo utilizas. Pero, atención, si lo conectas ya no habrá duda de su función. Su potencia lo delata y te ofrecerá sensaciones explosivas. Como todos los de la lista, está realizado en silicona médica, pero éste es especialmente silencioso.
  4. Atención que llega el primer impulsor del mundo para el Punto G, Stronic G de Fun Factory. Sin duda lo tendrás que ver en funcionamiento para comprender de qué se trata. Yo lo llamo ‘el percutor’, quizá te de alguna pista. Ofrece un masaje rítmico de vaivén que permite el manos libres, para que te centres en otras cosas. Y menos mal que también tiene bloqueo, pues que se active en tu bolsa de viaje puede ser bastante llamativo. Es tu estimulador del Punto G si te gusta estar a la última e innovar y deseas algo más grande con lo que jugar.
  5. Y si estás loca por las tecnologías, ¿qué mejor que descubrir y disfrutar tu Punto G desde tu móvil o el de tu pareja? El huevito vaginal Jive de we-vibe te facilitará la misión. Sal a pasear o a cenar con él y que lo maneje tu pareja desde el móvil. Discreto, silencioso, divertido y atrevido, porque no sabes qué ocurrirá cuando llegue el momento crucial. Bueno, la segunda vez sí, porque seguro repetirás. Y tu pareja deseará volver a ver la cara del camarero, observando la tuya. Podéis hacer una foto recuerdo del peculiar momento, ya que tenéis el Smartphone a mano.

¿Qué cuál es mi favorito? Pues es cuestión de encontrar a cada uno su punto…G.

 

Fuente: www.elmundo.es/vida-sana/sexo

Ana Sierra